Luces, cámara y... ACCIÓN

"Gracias a los niños he aprendido que el teatro es una historia de un día de lluvia que hay que cambiar al día siguiente cuando sale el sol"


jueves, 18 de noviembre de 2010

JUEGOS PARA REIR

¡Pobre Gatito!
Un gatito se pasea a gatas entre el resto de los niños maullando de manera lastimosa: se dirige a un espectador y maúlla tres veces, modulando su lamento e inventándose las mímicas más divertidas. A cada maullido el espectador escogido tiene que acariciarle la cabeza al gatito contestando: ¡Pobre gatito! e intentando contener la risa.
A la más minima risita le tocará el lugar del gatito e ir a quejarse a otro espectador...


Pierde el que se ría
Dos niños se ponen frente a frente y se agarran de la barbilla. El juego consiste en hacer muecas hasta conseguir que se ría el otro.


Ja, Ja, Ja
Tumbados en el suelo los niños se situarán haciendo un círculo de manera que cada uno coloque su cabeza en el estómago de otro. El primero dice Ja, el segundo dice Ja Ja, el tercero, Ja Ja Ja, y así sucesivamente hasta llegar al final (si se consigue, ya que se trata de que todos estallen en carcajadas). Después se puede hacer con Je, Ji, Jo y Ju.


Risas encadenadas
Los niños se sientan formando un corro. Uno de ellos se vuelve hacia el que está a su izquierda y le toca, por ejemplo, la nariz. Su vecino tiene que repetir a su vez el mismo gesto con el niño que está a su izquierda. Pero no se pueden reír, ni sonreír. Cuando el primer gesto haya dado la vuelta y regresado hasta el que lo hizo primero, éste tiene que transmitir otro, a ser posible el que más posibilidades tenga de desatar risas entre todos los jugadores (muecas, cosquillas, etc.).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada